Menú

Publicidad

A PEINARSE DONDE UN BUEN ESTILISTA

¿Y tú te quejas de tu peluquería?

Quien paga la penitencia tiene el cabello despeinado, por eso debe pedirle a su estilista que le haga un peinado bien moderno.  Y vaya sorpresa, su estilista de confianza se encuentra en ese lugar, jugando con él o ella,  invitado a la misma fiesta.


A continuación, los demás jugadores se pondrán de acuerdo quién será el estilista que le hará el peinado que necesita.  El penitente no podrá negarse, tiene que dejarse peinar.

Cuando esté elegido, los demás le prestarán accesorios y herramientas para hace su trabajo: cepillos y peines, si es necesario un secador, gomina o gel, y lo que crean necesario.

El estilista puede tomarse el tiempo que quiera, hasta quedar satisfecho con su trabajo.





Los demás pueden hace comentarios,sugerirle estilos, en fin, pero sin ayudarle.

Quien tenga el privilegio de obtener el peinado gratuito,  sólo puede mirarse al espejo  hasta que aquel haya terminado su trabajo.

Esta penitencia puede ser útil en fiestas infantiles, juveniles, pero especialmente en fiestas para adultos, donde tendremos la oportunidad de ver las habilidades secretas  de estilista que tienen algunos de los compañeros de juego.

Ojalá que el estilista sea seleccionado entre los hombre menos hábiles para estos oficios, para sacar muchas risas de cada uno.

Para aumentar las risas de los jugadores y el disfrute del momento, el estilista elegido puede buscar elementos extravagantes para realizar su tarea, por ejemplo, peinar a la persona con un cepillo de dientes  de ropa, usar un ventilador o un abanico  en vez de secador de pelo,  o lo que se le ocurra.

VARIANTE:

En vez de hacer peinado, puede pensarse en que maquillen a quien paga la penitencia, o que lo disfracen.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...