Menú

Publicidad

10 Claves para diseñar tu propio juego de mesa


Este artículo está dirigido a quienes quieran conocer algunos  principios y  herramientas básicas para diseñar su propio juego de mesa.
En ese sentido, te presentaré algunas claves centrales sobre cómo entender qué es un juego de mesa, cuáles son sus componentes, las mecánicas de juego, los diferentes tipos de juegos de mesa y cómo elaborarlos.

¿Qué necesitas para empezar a diseñar y elaborar tu propio juego de mesa?

Te sorprenderías de lo sencillo que puede ser este trabajo. Así que, ¡ánimos!


Mientras más conozcas acerca de los juegos de mesa, mejor podrás desarrollar tus propios juegos e ideas.  Por eso, inicialmente veamos algunos temas que nos permitirán conocer un poco acerca de estos juegos.

1. Conoce qué un juego de mesa o de tablero (board game)

Imagen de Amazon

Básicamente, entendemos como juego de mesa aquellos juegos que se desarrollan sobre una mesa propiamente dicha o sobre un área de juego definida, estructurada, delimitada, diseñada, en forma de tablero, que contiene diversas casillas, caminos, recuadros y usa en su mecánica elementos como fichos, dados, tarjetas, cartas o objetos simbólicos que representan a los jugadores sobre la mesa  o tablero.

Propiedades de un juego de mesa:
  • Se juegan típicamente sobre una mesa, o en un tablero de juego de alguna clase (de ahí el nombre). El diseño de este tablero tiene muchísimas posibilidades como veremos más adelante.
  • Los jugadores son usualmente representados sobre el tablero de juegos por marcadores o piezas de alguna especie, (por ejemplo los llamados fichos o figuras en miniatura). 
  • Las acciones, todo lo que un jugador puede  o no hacer,  la dinámica del juego, está determinada por un reglamento que todos deben conocer y respetar para el juego se desarrolle. 
  • Hay un elemento de azar de algún nivel, que determina los movimientos o la suerte del jugador en muchos juegos. Eso es posible por usar objetos como dados o cartas. 
  • Los jugadores tienen alguna opción de elegir al momento de hacer sus movimientos (el juego no es completamente el azar, puede haber parte  o mucha estrategia para moverse por el tablero para alcanzar el objetivo final).
  • El objetivo final está dado dentro del mismo tablero o se logra luego de completar una tarea contenida allí: llegar a una casilla final, hacerse dueño de elementos que circulan al jugar (cartas, billetes, acciones), obtener cierta cantidad de puntos o completar una colección cartas determinada.
  • En cada nueva partida, todos los jugadores tienen igual oportunidad de lograr la victoria. Y este es precisamente uno de los elementos que los hace atractivos y nos hace jugar de nuevo.






2. Principales elementos o componentes de un juego de mesa


En general, podemos decir que los juegos de mesa contienen diversos elementos, como: un tablero, fichos, dados, cartas o tarjetas, dispensadores de cartas o tarjeteros, piezas representativas en miniatura, hojas de puntos, ruletas, relojes o cronómetros y muchos más. Un juego de mesa puede contener todos los mencionados  o sólo algunos.
Veamos algunos de los elementos principales y más comunes.

El Tablero:

Imagen de Amazon

Podemos decir que es el elemento central de un "board game" o juego de mesa (o de tablero).
Es un “territorio”, es la escena o el escenario donde se desarrolla la acción, los jugadores deben permanecer lo más posible dentro de éste, salirse sólo en aquellos juegos donde ese sea un objetivo. Tiene que estar diseñado para que el ritual de jugar se sacralice. Es un mapa que tiene que representar y evocar la aventura, el episodio, la confrontación que tendrá lugar.  Al diseñar el juego, debemos establecer cómo funcionará el recorrido en el tablero de juego, cuál será la importancia de éste en el desarrollo de nuestro juego.

Tipos de tableros:

  • De recorrido: Con inicio y final muy claros. Permiten que los jugadores vean en todo momento cómo va su desarrollo en el juego, en que etapa van con respecto a otros jugadores. Contienen casillas de peligros y premios. Ejemplos: juego de la oca, pistas, escaleras, parqués.
  • Circulares: apropiados para juegos donde la finalidad no es llegar antes que otros a un lugar, sino que triunfa quien logra conseguir objetos que hay en diferentes partes del tablero y por las que van pasando todos varias veces, estos objetos pueden ser fichas de puntaje, de valores en moneda, trofeos, piezas de rompecabezas para armar una figura, completar una colección de una misma categoría, como animales, plantas, árboles, figuras geométricas, banderas, partes de un vehículo, palabras para formar frases, completar el conjunto de piezas de un mismo color, y multitud de otros conjuntos de piezas similares o que guarden alguna relación. Ejemplos de estos tableros: Juegos como trivias, sabelotodo, Monopoly.
  • Laberintos: con inicio  y salida final. Hay pasos con opciones para elegir recorridos, donde hay peligros, muros, etc. Normalmente son cuadros  o rectángulos grandes con distintas opciones de avance. Ejemplo: Odisea en el Bosque
  • Ruletas: en ellas no hay casillas para ubicar fichos, sino que hay órdenes que deben desarrollar los jugadores al hacer girar una aguja. Ver: Juegos de retos y penitencias con una ruleta o rueda de la fortuna
  • Modulares: son tipos de tableros que se arman de manera diferente en cada juego. Normalmente son formados por piezas pequeñas en forma de hexágonos o cuadrados, como en el juego de Carcassonne. Se arma un recorrido a medida que se avanza en el juego o desde el inicio.
  • Cuadrados: como el del Ajedrez, el Go, donde el tablero es una división con determinado número de  casillas
Imagen de Amazon

Hay juegos con tableros muy elaborados y otros que son muy sencillos. Hay juegos de mesa, como algunos de cartas, de tarjetas, de fichas semejantes a las de los juegos de azar y de apuestas, otras piezas como tablas de loterías, o el bingo, donde el tablero es usado para ordenar el material con que cuentan los jugadores, en estos juegos el tablero es auxiliar o un pretexto de juego. 
Juego de bingo tradicional. Imagen de Amazon

Juegos de mesa sin tablero:

Hay juegos de mesa y sociedad sin tablero, es el caso del dominó, rompecabezas, dados, cartas. Y de estos hay miles en sus muchas variantes.

Los fichos:

Imagen de: 123rf.com/

Son componentes que representan al jugador dentro del tablero de juego. 

Entre los fichos o fichas  se encuentran múltiples formas: antropomorfas, figuras de animales, miniaturas de barcos (batalla naval, para ubicar en tableros perforados), casas (monopolio), estacas con una cuña que se clavan en el tablero (Othello), bolitas que se introducen en hoyos (estrella china). O podemos diseñar una ficha que sea una figura de cartón parada sobre algún soporte plano.

Otras fichas son como las monedas de casino, o las utilizadas en damas, con ranuras en la base para arrumar unas encima de otras.

Si vas a confeccionar una ficha de material como madera o una roca, es importante prever roturas, astillas y aristas que puedan causar daño a los jugadores. Cuando el presupuesto es bajo, es mejor utilizar los tradicionales fichos y dados de parqués, cuyo costo comercial es muy bajo y se consigue fácilmente en almacenes, sobre todo si luego es necesario reponerlos por pérdidas o daños.

En juegos tradicionales, como el Wari (mancalas), el Awalé, triqui, las fichas son pepitas, semillas, piedrecillas, granos, objetos de la naturaleza.

El número de fichas de cada jugador varía de un juego a otro. En juegos de persecución tradicionales como el gato y el ratón, un jugador utiliza cinco peones claros (gatos) , mientras que el otro uno solo oscuro (ratón).

Dados:

Imagen de: aceptaelreto

En los juegos de mesa más tradicionales, el elemento por excelencia que determina la suerte, el azar puro, es el dado. Es un cubo, con una inscripción en cada uno de sus 6 lados. Los tradicionales tienen puntos negros, sobre un fondo blanco, por lo general fabricados con plástico o madera. También se pueden confeccionar con números, figuras, según la finalidad que se busque al utilizarlos.

Hay posibilidad de confeccionar dados de la manera más creativa, no con puntos, sino con signos o dibujos: flechas, direcciones arriba, abajo, laterales, avance, retroceda; signos matemáticos, que se puedan usar como una herramienta más en el juego, no sólo para el número de casillas en el avance, sino para dar direccionalidad a la movida.

También se han desarrollado muchísimos dados de poliedros diversos con más de 6 caras.

La pirinola o el "toma todo" es un tipo de trompo semejante a un dado, se podría adaptar para fines de conseguir o entregar tesoros, puntos, territorio, soldados, etc.
Hay juegos basados totalmente en el lanzamiento de dados, como el Yahtzee.
Imagen de Amazon

O juegos de dados de acciones, como Story cubes, donde los jugadores lanzan los dados y deben realizar las acciones que salen en los dados lanzados.


Las tarjetas  y las cartas


Cartas de una baraja inglesa, Imagen de Amazon

Un buen juego de cartas, es suficiente para pasar una noche divertida. Hay juegos de cartas y naipes populares como el póker, y muchos otros más conocidos  y populares en todo el mundo. 

Hay juegos que contienen únicamente cartas, como las barajas tradicionales,  o también juegos de mesa diseñados con variedad de cartas con las que podemos realizar muchas combinaciones, es el caso del juego UNO, de Mattel.
Imagen de Amazon
Existen también muchos juegos de cartas coleccionables reconocidos en todo el mundo, como Magic, de Wizards of the coast. O juegos populares como Pokemon y otros personajes de anime japonés.
Imagen de Amazon
Cartas en un juego de mesa

Las cartas y tarjetas pueden ser uno de los elementos que más hacen divertido y novedoso un juego de mesa. Sirven para ir más allá del tablero, salirse de él, enriquecer las acciones del juego, hacer que los jugadores se concentren y se entreguen al momento, compartan opiniones, se rían, participen, indaguen y recreen el juego.

Podemos diseñar juegos con cartas y tarjetas del tema que queramos. Incluso puedo afirmar que con un mismo tema o área del conocimiento, podemos diseñar cientos de juegos de cartas diferentes. Sobre todo en el caso de temas para el colegio o la escuela, podemos diseñar nuestros juegos temáticos, por ejemplo, una baraja de países y ciudades capitales, o sitios geográficos. O con temas de animales, con plantas, personajes históricos, etc. Las posibilidades son muchísimas.  La idea también es combinar tablero y cartas de muchas maneras, para mejorar el juego.

Las tarjetas pueden llegar a ser base de un juego, como los de preguntas y respuestas, o una baraja de retos  y penitencias, de parejas, en fin. Es abanico de posibilidades es muy amplio. Hay que anotar la importancia de dedicarle cuidado al diseño gráfico, a la elaboración de las tarjetas  y cartas, los dibujos y gráficos, para que nuestra baraja o juego de cartas tenga éxito, pero sobre todo, que la mecánica de juego busque muchas variaciones.

Ruletas:

Imagen de: u-createcrafts.com
Pueden ser elementos auxiliares de un juego de mesa,  o ser el centro mismo de la dinámica del juego.  Son muy conocidos los juegos de casino de apuestas con una ruleta. Pero podemos diseñar nuestras propias ruletas para un juego de mesa. 

La forma de moverse, de jugar, los turnos, puede ser dictada además por ruletas o ruedas de cartón u otro material, con un centro giratorio, una flecha y alrededor unas casillas con indicaciones, usando aguja giratoria. Es muy importante que este elemento sea de fácil manejo y no presente complicaciones.

Algunas de las indicaciones que pueden tener:

- Mueva al competidos de su derecha hacia donde usted desee
- Responda a una pregunta indiscreta que le hará el de su derecha
- Avance o retroceda determinados espacios

En resumen, en esa ruleta pueden ir indicaciones de movimiento en el tablero y otras órdenes adicionales al recorrido: comportarse de una forma graciosa, hacer reír a los otros, cumplir penitencias, perder turnos, pagar algo, etc.
Imagen de Amazon

Algunos juegos de mesa están basados en esta técnica, por ejemplo: poner a rodar la rueda de la fortuna para saber cuándo se gana o se pierde, o para determinar si se saca una tarjeta de uno u otro montón.

Se puede diseñar como complemento de un juego de recorrido, o de uno de cartas, para terapias, para el juego de “la verdad o se atreve”, juegos de adultos: quitarse prendas de vestir, beber algo, bailar, recitar un poema, etc. La ventaja sobre las tarjetas es su manejo único, cuando cae en determinadas casillas pone a girar la rueda para ver su fortuna. Hay que tener muy claro si es necesario el uso de dados, pues este elemento los reemplaza.



3. Tipos de juegos de mesa

Juego Risk. juego de estrategia

Conocer los diversos tipos de juegos es una herramienta fundamental en el diseño de tu juego de mesa. Podemos clasificar los juegos de diversas maneras, veamos de manera resumida, una posible clasificación:
  • Según los temas o contenidos, tenemos: juegos de mesa de guerra, históricos, bíblicos, míticos, de bolsa, de construcción, de armar palabras
  • Según la etapa de crecimiento o edad de los jugadores, un juego puede ser: infantil, preescolar, juvenil, juegos de adultos
  • Por la manera de jugar: juegos de roles, simbólicos, de construcción, persecución, de armar y seguir recorridos, etc.
  • Por el tipo de recursos y técnicas que deben ingeniarse para jugar: azar, estrategia, etc.
  • Los objetivos que se buscan: didácticos o pedagógicos, terapéuticos, recreativos
  • Por el comportamiento que asuman los jugadores en ese juego: competencia, cooperativos
En fin, si investigamos un poco, encontramos muchas más posibilidades de clasificar los juegos de mesa, anotando que un mismo juego puede ser clasificado en varias categorías. Cada tipo de juego se diferencia de los otros por uno o varios elementos, por la forma de jugar, el objetivo, la intención, incluso dentro de cada categoría hay juegos con diferencias, pero también se da el caso de similitudes entre elementos y formas de jugar de uno a otro grupo de clasificación.
Sigamos.







4.  Finalidad o el objetivo de tu juego de mesa


Los juegos de mesa, al igual que todo tipo de juegos, pueden servir para diversos fines, entre los que podemos encontrar:
  • Sirven como un medio recreativo o de mero entretenimiento, para la diversión de niños, jóvenes y adultos. Aquí se encuentran todos los juegos que se comercializan en las cadenas comerciales, las tiendas especializadas, los juegos clásicos. 
  • Pueden ser una herramienta de apoyo Educativo y pedagógico, para ser usados en el aula de clase por los alumnos, orientados por el educador o que sean los mismos niños quienes organicen, orienten y desarrollen una partida con un juego específico. También para afianzar saberes aprendidos y adquirir nuevos
  • Servir como apoyo Terapéutico, para diagnosticar o tratar algún desarreglo psicológico de una persona o grupo. 
  • Como medio de socialización. Los juegos de mesa o de tablero también son llamados juegos de sociedad, pues una de sus características básicas es que propician y exigen la reunión de dos o más personas para que el juego pueda desarrollarse y ser puesto en ejecución, de esto se excluyen por supuesto los juegos de solitario, como los rompecabezas y algunos juegos de cartas.
Para desarrollar tu juego de mesa, debes tener este aspecto muy claro: ¿Cuál es el principal objetivo de tu juego?


5. Conoce la mayor cantidad de juegos como sea posible

Imagen de: http://www.camionetica.com

Inicialmente, la idea es: ¡Juega muchos juegos, todos los que puedas!

Investiga lo que ya existe. Busca y analiza juegos que te gusten, los que amaste y jugaste de niño... Juégalos muchas veces. Encuentra qué cosas hacen a estos juegos divertidos, piensa cómo podrían mejorarse estos juegos, qué variaciones se les podría hacer. 

La idea es jugar, analizando el juego. A la vez que piensas en nuevas ideas para cambiar el juego.

Es un ejercicio de mucha creatividad que te hará despertar la imaginación. Te sorprenderás de  la cantidad de ideas creativas que se te ocurren.

Hay que jugar diferentes tipos de juegos, de muchos géneros diferentes. Juegos de azar o de estrategia, juegos con y sin tablero. Largos y cortos. Juegos infantiles y juegos para adultos. Juegos recreativos y didácticos.

Piensa:
- ¿Qué hace que un juego sea entretenido o que funcione, que atrape a los jugadores?
- ¿Cuáles te emocionan o te atrapan más?
- ¿Cuáles permiten muchas variantes en cada partida  o cuáles son más repetitivos?

Esta es la parte más divertida del diseño de juegos de mesa; bueno, si no encuentras esta parte divertida, deberías reconsiderar tu meta de diseñar nuevos juegos.

Juega y diviértete en nombre de la investigación. Busca los juegos nuevos y los clásicos, compara cómo te sientes en cada uno.

Pasa de ser un simple jugador que juega  y disfruta, a ser más analítico, saber encontrar los mecanismos que hacen que el juego te lleve a disfrutar. Ahí empieza el trabajo del diseñador de juegos de mesa. 

Definir lo que hace "divertido" a un juego es algo complicado y muchas veces toma un gran esfuerzo percibir las emociones que despierta un juego.   Éste es el trabajo duro, ir más allá de la diversión y llegar al análisis de la estructura, de los componentes, de los temas, de las emociones que un juego despierta.

Como complemento, te invito a leer este documento:


Manual para reseñar y criticar juegos de mesa. De mi autoría. Lo puedes descargar AQUI


6. Las mecánicas de un juego


El juego puede verse como un sistema integrado de partes, cada una cumple una función, apoya a las otras y se sirve de aquellas para producir un efecto.  Cada una actúa de determinada manera.

La Mecánica o el mecanismo de juego: describe de manera general cómo se ejecutan las acciones del juego.
Componentes del juego Puerto Rico, de Rio Grande Games

Es la manera de describir qué "partes" tiene un juego y cómo funcionan éstas dentro del juego. Por ejemplo en el juego de monopolio, la mecánica  incluiría lanzar dados, girar por el tablero, comprar y vender propiedades, coleccionar o acumular dinero. 

La mecánica se refiere también a la manera cómo se organiza y se prepara al inicio, el procedimiento de anotar el puntaje, o la manera cómo se avanzará en el recorrido. Hasta llegar a la meta final.  Es uno de los trabajos más "serios" y rigurosos en el diseño de tu juego. Las mecánicas de un juego deben quedar muy claras por lo jugadores en el reglamento o instructivo.



7. De la idea al diseño. Aclarar la idea de tu juego y empezar a diseñarlo

Imagen de: http://www.emprendedores.es

Cuando estés desarrollando un juego es importante recordar la meta primaria: divertirse. Lo que es importante es que tu juego sea DIVERTIDO. Nadie juega un juego para aburrirse. 
En tu caso, el proceso de diseño también tiene que ser entretenido y estimulante.

Si ya conoces muchos juegos diferentes, muchas mecánicas diversas para elegir, tendrás mayor claridad para pasar de la idea al diseño de tu juego de mesa.





¿De dónde sacar ideas para un juego nuevo?

Un ejercicio creativo que recomiendo a los nuevos diseñadores es: Partir de juegos populares y sencillos y buscar variantes. Por ejemplo, modificar el Juego de la Oca, el parqués, las damas chinas, el dominó. Diseñar tableros de recorridos estilo escaleras, ingeniarse cambios para juegos como tres en raya. De ejercicios como éstos pueden surgir nuevos juegos geniales y de mucha creatividad.

Que no te avergüence usar ideas de otros juegos para diseñar los tuyos. El mercado de juegos de mesa a nivel mundial está lleno de juegos copiados de otros, con algunas modificaciones. Por ejemplo, hay cientos de juegos basados en el Monopoly o en Trivial

Las variantes de cualquier juego conocido y popular pueden ser infinitas. Por ejemplo, con el mecanismo de juego de la Oca, encontramos diversos juegos, pueden ser recorridos simples con casillas especiales donde los jugadores realizan diversas tareas y retos, o tomar el modelo de este juego y convertirlo en un juego sobre cualquier tema: para reforzar alguna materia del colegio, con preguntas y respuestas, o hasta hacerlo un juego erótico para adultos.

Juego de la Oca matemático. Ver en: http://isabelpgarcia.blogspot.com

Toma como modelo un juego y cambia sus componentes, desármalo y reconstrúyelo, descubre la técnica con la que se estructuró, su arquitectura, su esencia; luego, puedes mezclar dos conceptos de juegos diferentes entre sí para sacar uno nuevo.

Toma temas de deportes para representarlos en un tablero, por ejemplo como se hizo con el futbolito. Usa también el reglamento de juegos olímpicos, de carreras, de atletismo, de competencias de velocidad, etc. para juegos de mesa.

Puedes seguir el ejemplo de los diseñadores de material didáctico: loterías diversas, dominó de dibujos, sílabas y letras, etc. hay miles de tipos distintos de loterías, de dominós, de juegos de parejas, que funcionan y se comercializan, con los temas que se quieran.

Se pueden tomar varios modelos de juegos clásicos para hacer las variantes que se requieran, según los contenidos y fines que se busquen.

Pero si tienes una idea novedosa, mucho mejor. Lo importante es que sepas muy bien cómo combinarás los componentes para que el juego se desarrolle, y que ese mecanismo sea fácil de entender  y aprende para cualquier jugador.

Escribir una frase, un título, puede servir para que nazca un juego. Puede ser una frase ingeniosa, cómica. O puede servirnos algo como el título de una película: invasión espacial, zombies vs. monstruos, Far West, Guerra espacial, invasión marciana...
Los hechos reales se convierten en juegos: hay muchos juegos basados en política, comercio, la familia, las relaciones interpersonales, películas, invasiones, espacio exterior.... 

Cualquier tema que te guste puede tratarlas en un juego: la mecánica, las caminatas, la ecología, la ciencia, las mascotas, la música, etc.

Iniciar el diseño:

Para empezar,  debes tener una idea general, global de todo el juego. 
Tener claros los objetivos, el tema, la historia, la aventura que se va a representar o a vivir por parte de los jugadores. 

Diseñar el recorrido, las etapas, las partes o momentos en que se divide el juego. Por ejemplo: 
  • Cómo inician los jugadores 
  • Qué elementos tienen para empezar a jugar
  • Cómo recogen  o toman nuevas herramientas a medida que el juego avanza.
  • En qué etapas hay confrontaciones o si se pueden quitar piezas a otros jugadores
  • Cómo eliminar o asociarse con otros jugadores
  • Cuántas veces deben pasar los jugadores por determinadas casillas
  • Cuánto tiempo debe demorarse el juego antes de que se pierda el interés
  • Cuál será el nivel de dificultad para lograr el objetivo global del juego
  • Pensar si se va a dar flexibilidad a las reglas o si habrá participación plena de los jugadores en la determinación de éstas.


8. Realizar un primer prototipo y evaluarlo

Prototipo de un juego de matemáticas, imagen de: http://aprendiendomatematicas.com/

El trabajo realmente duro está en llevar a cabo la idea. Se necesita desarrollar un prototipo del juego lo más pronto posible y hacer sesiones de juego o partidas de comprobación o evaluación.

Mientras más pronto consigas alguna retroalimentación y críticas, podrás refinar el diseño y más pronto tu juego empezará a volverse una realidad. Muchos diseñadores de juegos temen esta fase puesto que tienen que recibir consejos y críticas y retroalimentarse, lo que puede contradecir algunas de sus ideas iniciales, pero sí eso sirve, hay que aceptarlo.

Es muy importante reunir un grupo de personas que pueden jugar el juego de prueba y darles un ambiente dónde ellos pueden darle retroalimentación crítica.

Pasarás definitivamente por muchas fases desde ese prototipo y comprobación del juego. Hay que tener en ese proceso mucha paciencia, humildad y perseverancia.


9. Escribir el reglamento de tu juego

Reglas del juego El pitufón. Del blog: minihogarkidsparchis


Hay tres elementos que hacen bueno un juego:

1). Un nombre o título que forme una imagen mental
2). Gráficos del juego que refuercen esa imagen mental
3). Reglas de juego claras y concisas

Un juego se diferencia de los demás por muchas cosas, entre ellas, el título. Debe ser llamativo, pero que evoque en los jugadores  una idea de lo que será su experiencia. Mientras más corto mejor. debe llevar a pensar en acciones, aventuras, misterio, peligro, retos... Haz una lista de los juegos que recuerdas y verás la importancia del nombre  o del título y que te evoca en la mente esa palabra.

Como estamos en la una fase final del proceso creativo, ya tienes claro cómo se jugará tu juego, cómo se llamará, qué componentes tendrá. Pasas entonces a escribir  o redactar un manual de instrucciones para los jugadores.

Las reglas de un juego tienen que ser muy claras y lo más concisas que se pueda

Es un manual de cómo debe jugarse tu juego para lograr los objetivos propuestos, qué deben o pueden hacer los jugadores y lo que no es correcto. En éste se describe lo que pasa al inicio, durante el desarrollo y cómo finaliza un juego. Para cuántos jugadores es el juego, la edad recomendada.

En juegos con tableros de recorridos, con casillas especiales de premios o peligros, lo que se hace en cada casilla debe quedar en este manual, no en el tablero.  El diseño del tablero debe tener la menor cantidad de información posible, no sobrecargarlo de texto, sino más bien imágenes o íconos. En el instructivo damos una explicación más amplia de lo que sucede en cada casilla especial.

Este manual  o reglamento no puede ser muy largo.  Es necesario pulirlo muy bien, corregirlo las veces que sea necesario, hasta que quede claro, conciso y completo.  No puedes entregar un manual de varias hojas, primero, porque no hay jugadores que lo lean y si es muy largo, seguramente es porque tu juego es enredado o complicado.  La sencillez hace que un juego sea mejor recibido por lo jugadores.
 


10. La elaboración o producción de tu juego

Boceto de un juego. Imagen de: http://www.eltallerdeire.com/

Como se trata de diseñar y elaborar un juego de prueba, lo mejor es no gastar inicialmente mucho en impresión, en papeles o en piezas costosas.

Empezar por diseñar el tablero y las cartas en cartulinas, usar fichos comunes como los usados para el juego de parqués, que venden a precios muy bajos y se consiguen con facilidad, elaborar dados diversos también con papel, usar vinilos y lápices de colores, marcadores, elementos que tengas en tu casa, pues seguramente, luego de jugar varias veces, le harás muchos cambios y ajustes al diseño de los componentes. Y una de las cosas que seguramente cambiarán más serán los tableros.

Cuando tengas un diseño definitivo, ahí sí puedes pasar a diseñar el juego de una manera más profesional y con elementos más finos. En ese caso, puedes contratar a algún diseñador gráfico para que elabore un arte para impresión o entregar a una empresa especializada tu diseño, allí se encargarán de producir y ayudarte a comercializar tu juego, en caso de que ese sea tu objetivo.

Lee aquí, como hacer un tablero plegable para un juego de mesa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...